Prostitucion cuba sexo feminista

prostitucion cuba sexo feminista

Sindicatos, Seguro Social, Tributos, Sanidad. En la otra acera, parte del movimiento feminista clama que la oferta y demanda de Servicios Sexuales es otra forma de Violencia contra la Mujer. Otra manera de efectivar las relaciones asimétricas de poder del patriarcado. El cliente, que casi exclusivamente es masculino, establece lo que quiere del objeto sexual que contrata. Cuba y el Feminismo.

Fuimos pioneras en América Latina en el despertar del siglo XX. Se fundaron Asociaciones femeninas que desbordaron la condición de Clase Social de sus integrantes.

En el se alcanza el sueño del Sufragio Universal. Coinciden en los 60, la primera década vertiginosa de cambios radicales estructurales en el país y los ataques de la subversión interna y externa, con la Segunda Ola Feminista Mundial.

Una Mujer Profesional y Obrera Instruida. Pero eso ya lo sabíamos las Cubanas.. Y en general se había superado. No es lo mismo ser Negra o descendiente de Chinos, aun en el círculo íntimo hay ciertos rezagos discriminatorios. Una velada suspicacia entre la Citadina y la Provinciana.

Junto con los vecinos se planificaba que alimento se cocinaría al otro día. Nosotras, presumidas y coquetas, hacíamos lo indecible para continuar hermosas a nuestros propios ojos.

Sin cremas, jabones, lociones, ropa y zapatos de moda. Hombres en casa con trabajo a medio tiempo. Otras aristas, ya eran esenciales a la fémina cubana.. Entiendo que la singularidad de nuestro devenir histórico, junto.. Actualidad Femenina en la Isla. La Cubana de Hoy tiene una Autoimagen perfilada de Femineidad, Sujeto Activo Social, Constructora de Familia e Individualidad con derechos políticos, económicos, sociales, culturales y sexuales.

Sin embargo, ínfimo pero coexiste aun el fenómeno de la Prostitución. Predomina en el sector juvenil y de la adulta joven. Hay nuevos retos, como algunas diferencias clasistas por el modelo económico mixto que se instaura.

Se han incrementado en el país las voces, blogs y asociaciones con perfil feministas que superan el enfoque de género. El desafío es no convertirse ni servir de bandera para la atomización del Socialismo Endógeno Cubano. La visión de la Oferta de Servicios sexuales, el uso de la sexualidad del cuerpo femenino como un Oficio, o sea Trabajadoras Sexuales , no creo tenga cabida en el modelo cubano.

Aquí hacemos la elección de un sistema económico-social socialista que pone en su centro de acción a la persona. Al mediar sexo por dinero, este comercio responde netamente al concepto de prostitución. Amparo Comas [30] distinguía a dos tipos de personas prostituidas: Si estamos de acuerdo con que el jineterismo es prostitución, sería denigrante bendecirlo como una opción laboral para las mujeres.

Kathleen Barry [32] advertía que es preciso cuidarse de la tentación de concebir la prostitución como una opción laboral, porque quien la justifica como trabajo legítimo termina aceptando el comercio sexual como una entidad inamovible, eterna.

La prostitución ataca, en primer lugar, la dignidad del ser humano, porque la persona no es algo que se pueda usar y dejar. No se puede comprar a un ser humano, ni tampoco alquilarlo, sin dañar su dignidad. En otras palabras, cuando la prostitución es aceptada como una opción para la mujer trabajadora, insatisfecha con su remuneración, se puede concluir que, en contraste con las mujeres casadas, las prostitutas al menos reciben una remuneración adicional.

Cuando decimos que una mujer opta por la prostitución sobreentendemos que lo hace con entera libertad, pero éste es otro gran mito asociado al enmascaramiento del fenómeno. Ahora bien, que se llegue a la conclusión de que son prostitutas y no jineteras no debe ser un pretexto para recluirlas en el estigma. Es un castigo, no un crimen, y es importante no perder esto de vista, porque ni antes, ni durante, ni después de haber elegido la venta del sexo ese ser humano deja de ser desdichado, aunque se niegue a admitirlo.

En la conversación que sostiene con su hermana Dunia, el personaje principal de Crimen y castigo [36] , Raskolnikov, se acerca bastante a la respuesta que cualquier prostituta o prostituto podría darnos: Tres mitos acerca del comercio sexual: Cotejado por la autora en el Causas de la prostitución en la Prehistoria. Exclusión social y salud. Icaria-Antrazyt , España, Dirección General de la Mujer. Consejería de la Presidencia. Ciudad de La Habana, marzo de La Isla perdió en la década de los 90 a sus principales socios comerciales con el derrumbe del socialismo en Europa del Este y el recrudecimiento oportunista del bloqueo norteamericano.

Mi familia es así. Editora Política, La Habana, Usuario El campo usuario debe tener entre 4 y 24 caracteres. Contraseña La contraseña debe tener entre 4 y 24 caracteres. Repetir contraseña Las contraseñas no coinciden. Le hemos enviado un mail con una URL de confirmación a la dirección: Le hemos enviado un mail con una URL de confirmación a la dirección de correo: Mucho respeto y admiro a las feministas, por eso espero, que ellas respeten y admiren mi machismo!

Opinión Cartas a 14ymedio. Ayuda a potenciar el trabajo y la independencia de este diario digital. Ramírez, periodista de género y cultural, se define como "feminista radical y activista social". Temas Día de la Mujer , mujeres , feminismo ,.

Prostitucion cuba sexo feminista -

Y tenemos una legislación que favorece el derecho reproductivo. Y en la valoración del otro y en nuestros propios espejos, la imagen femenina es Poliédrica, pero fuerte, digna y de Igual. Nos gusta disfrutar nuestra sexualidad. En esto nos vamos a detener en las siguientes líneas. En contra de lo que pretenden hacernos creer, la prostitución de hoy día no tiene mucho que ver con el sexo sino que utiliza un producto prostitucion cuba sexo feminista se vende muy bien, el sexo, para sostener y reforzar una institución que tiene que ver con muchas cosas: Después del triunfo de la revolución no se atacó a las prostitutas o a la prostitución, todo lo contrario, se acabó con las condiciones que hacían que esas personas se tuvieran que dedicar a ello. Gracias por acompañarnos en este largo camino. Para comentar, por favor Inicie sesión o regístrese. Se arriesgan por cuenta propia. La falta de pan y zapatos reblandeció el cemento de algunas familias.

Aquí no hay engaño ni coacción, sino usura y utilización de una legislación que marginaliza, de hecho, tanto la prostitución como la inmigración realmente existente, y desde este prisma habría que tratarlo. Reducir las distintas realidades de la prostitución a una definición ideológica previamente establecida en términos de agresión y esclavitud sexual no se ajusta a la complicada realidad, y por tanto no resuelve ninguno de los problemas.

En esto nos vamos a detener en las siguientes líneas. Por lo tanto, habría que empezar por acabar con la hipocresía de considerar que este modelo de sociedad puede acabar con el tipo de sexualidad que favorece. Un modelo que, como ha señalado la socióloga e investigadora de la prostitución, Raquel Osborne, promueve, como parte de la masculinidad, la separación entre sexo y afecto entre los varones, mientras que su identificación se considera de la feminidad.

En muchos casos la razón resulta apremiante y obvia: Que aparezca como una opción de trabajo muestra también hasta qué punto son escasas y precarias las alternativas laborales que se les ofrece servicio doméstico, hostelería , y explica la numerosa presencia, desde hace años, de mujeres inmigrantes en la prostitución que, en buena medida reemplazan a las mujeres autóctonas que se han desplazado a otros sectores laborales.

Son todas ellas razones por las que se incorporan a este trabajo y por las que muchas permanecen voluntariamente en él. En esta consideración de la prostitución como una opción de trabajo resulta clarificador establecer la comparación con otra de las ofertas laborales que se les presenta: En los dos sectores hay una amplia demanda dirigida a mujeres inmigrantes.

Como empleadas de hogar, sus condiciones de trabajo son precarias, en algunos casos muy duras pues exigen disponibilidad horaria absoluta, control de movimientos, bajos salarios y menos derechos de los que disfruta el resto de trabajadoras y trabajadores. Se puede concluir también que el reclamo para realizar este tipo de trabajos es bien sencillo: La capacidad de todas las mujeres para formular sus necesidades y derechos, que el feminismo preconiza e impulsa, se niega por principio a las prostitutas desde las posiciones abolicionistas.

La prostitución por tanto es un trabajo en el que las mujeres realizan una transacción económica vendiendo, no su cuerpo, sino servicios sexuales a cambio de dinero.

Y en una sociedad donde el trabajo es la principal vía de integración social, negarles su condición de trabajadoras no sólo las despoja de su condición de ciudadanas sino que refuerza hasta el límite su exclusión y marginación social: Pero no es un trabajo como otro cualquiera.

Algunos tan viejos como la historia moderna; otros reforzados por la subcultura que se va entretejiendo en el ambiente prostituido y que impone allí códigos que a veces desbordan lo marginal. En particular, creo que ilustra un hecho todavía no suficientemente entendido entre nosotros: Esas definiciones fueron, sin duda, acuñadas por los clientes: Al igual que el proxeneta, el cliente es un corruptor: No, lo peor es el miedo que se pasa en ese trabajo.

Varias investigaciones y aproximaciones al fenómeno de la prostitución en Cuba realizadas en la década de los 90 [10] , coinciden en los enormes riesgos para la salud que corren los jóvenes, con independencia de las garantías sanitarias que ofrece el país a sus ciudadanos.

La mayoría era incapaz de lograr el orgasmo y las relaciones con el cliente siempre estaban bordeadas de angustia e inseguridad. Cuando les preguntaba qué les molestaba del cliente, casi todas hablaban de incomprensión, escenas de violencia, autoritarismo… La felicidad es algo a lo que ya no aspiran, salvo la que proviene del poder de las cosas.

Se establece una cadena de posesiones que enmascara los sentimientos de culpabilidad: Una lógica compensa la otra. La obsesión del cliente, cuando transa con esta prostituta, es la misma en ambos: La identidad de una mujer que ejerce la prostitución se construye en torno al estigma, al rótulo de ser diferente, de ser indigna de aceptación social.

En las mujeres que entrevisté se observaban a simple vista conflictos de identidad: Cuba ha vivido la experiencia insólita de la manipulación política del drama de la prostitución, al ser el centro de una campaña internacional en la cual se presenta a las cubanas, a todas ellas, como potenciales objetos de venta.

En , la revista italiana Viaggiare [22] proponía medalla de oro para Cuba -el primer lugar- como destino del turismo sexual. La revista Deep, de México, que circula también en Estados Unidos, dedica una de sus ediciones al tema.

Repite de forma simplista la retórica que aparece en el informe sobre la Trata de Personas, difundido por Condoleezza Rice el 12 de junio de Al vincular la reaparición de la prostitución en Cuba con las medidas puestas en vigor para fortalecer la economía, en realidad lo que se ha intentado demostrar es la inviabilidad de su proyecto social.

Directa o indirectamente, lo que se vende como imagen es la posibilidad de someter a la nación cubana. Esto no es excepcional: Se intenta evadir el estigma, impedir que otros lo reconozcan: Erving Goffman [29] asegura que, cuando existe el estigma, la identidad personal y la social dividen espacialmente el mundo de la persona. Hasta el momento la prensa oficial no ha hecho alusión a los 42 puntos que circulan también a través de los correos electrónicos nacionales.

Este jueves el diario oficial Granma daba la emancipación de la mujer cubana como un hecho y aseguraba que "no habría sido posible sin el nacimiento de la FMC". Gracias por acompañarnos en este largo camino. Juntos podemos seguir transformando el periodismo en Cuba. Para comentar, por favor Inicie sesión o regístrese. Usuario El campo usuario debe tener entre 4 y 24 caracteres. Contraseña La contraseña debe tener entre 4 y 24 caracteres.

Repetir contraseña Las contraseñas no coinciden. Le hemos enviado un mail con una URL de confirmación a la dirección: Le hemos enviado un mail con una URL de confirmación a la dirección de correo: